Crítica Stgo a Mil: Dos obras que reflexionan sobre la propia puesta en escena