Cultura

La ciudad de Gonzalo Millán: versos ante la crisis

Por: Soledad Bianchi, crítica literaria / Publicado: 01.11.2019
Manifestación en Santa Lucia / FOTO: AILEN DÍAZ/ AGENCIAUNO
La otra violencia, la del aniquilamiento, los incendios, los saqueos, es totalmente condenable, pero hay que pensar que es realizada por chilenos: jóvenes (en su mayoría), jóvenes chilenos, infiltrados tal vez, que también son producto de la “educación” chilena, del individualismo y consumismo enseñados en nuestra sociedad por el capitalismo y el sistema neoliberal que hemos vivido hace, ya, muchas décadas, y que la Concertación no fue capaz de cambiar porque no quiso y optó y prefirió administrar la herencia de la dictadura cívico-militar y continuar profundizando injusticias y diferencias.

Elisa querida: 

Espero que no hayas tenido demasiados problemas en estos días. ¿Yo?, feliz al comienzo y, ahora, desconcertada y triste, también, por  lo que ha sucedido. ¿Qué nos está pasando?, ¿cómo irá a terminar esto?, me pregunto, y tengo la esperanza que los Cabildos –con participantes de todos lados–  lleguen a conclusiones porque los políticos –”la clase política”– del lado que sean, han sido no solo ineficientes e inútiles e incapaces de ver y “tomar pulsos”, sin considerar que, muchas veces, hasta han sido corruptos. No hablemos del gobierno: ciego, a veces; arrogante, siempre (¿creerán que alguien les cree su “cambio” de gabinete con el simple sistema que los mismos ocupen otras “carteras” o varíen de títulos y del lugar donde se sientan?).     

La represión y la violencia  han sido desmedidas, y quienes clamaron por ella, no se hacen cargo ni se hacen responsables. La otra violencia, la del aniquilamiento, los incendios, los saqueos, es totalmente condenable, pero hay que pensar que  es realizada por chilenos: jóvenes (en su mayoría), jóvenes chilenos, infiltrados tal vez, que también son producto de la “educación” chilena, del individualismo y consumismo enseñados en nuestra sociedad por el capitalismo y el sistema neoliberal que hemos vivido hace, ya, muchas décadas, y que la Concertación no fue capaz de cambiar porque no quiso y optó y prefirió administrar la herencia de la dictadura cívico-militar y continuar profundizando injusticias y diferencias. ¡En fin!, habría tanto más que decir, y yo ya te he dicho demasiado porque sólo quería saludarte y contarte que, hoy, recordé los versos finales del poemario La ciudad, de Gonzalo Millán, y me pareció que mostraban nuestra situación actual y que podían ayudarnos a “ver”:


“Y después de ir con los ojos cerrados /
Por la oscuridad que nos lleva, /
Abrir los ojos y ver la oscuridad que nos lleva /
Con los ojos abiertos y cerrar los ojos”.

Contenido relacionado

Estrategias Oblicuas IV: Este sábado se presentan discursos artístico-culturales para reflexionar sobre el estallido social

Película “Yo Imposible” gana el XII Festival Internacional de Cine LGTBI

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Protestando con humor: apropiación popular de los personajes del cómic

Mediadores de un nuevo relato para Chile

“Chile en marcha”: una marcha que iba para otro lado