A fines del mes de noviembre, y tras cuatro meses de investigación producto de un sumario interno, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), a través de su prosecretario y fiscal a cargo, han dado a conocer la sentencia de destitución de labores académicas contra Claudio Abarca Lobos, docente de la Escuela de Periodismo del plantel. Lo anterior, luego de que se corroboraron los cargos de hostigamiento físico/psicológico y abuso de poder contra un grupo de alumnas mientras el acusado ejercía funciones de docencia de media jornada.

El docente, fue denunciado por un grupo de estudiantes el pasado 4 de julio a través de una declaración pública, dando inicio a un sumario interno que determinó que los hechos (que se sitúan en distintos períodos, desde el año 2014 a la fecha), son verídicos e identifican conductas irregulares que contemplan desde acercamientos impropios, bromas de índole sexual, invitaciones a salir a solas, hasta sorpresivas apariciones del docente en el domicilio de algunas de las alumnas. Para la universidad estos actos constituyen una infracción grave a las obligaciones y deberes académicos del profesor, ya que según la sentencia, dan cuenta de “una actitud inaceptable, que ha implicado un aprovechamiento de la situación de poder que éste tiene respecto de las estudiantes, lo que claramente constituye un acoso de carácter sexual”.

Ante la sanción emitida y la posterior apelación realizada por el docente frente al Consejo Superior de la casa de estudios, el Departamento de Género y Disidencia Sexual PUCV, ha destacado, mediante un comunicado, la labor del fiscal en la investigación: “celebramos la sentencia y esperamos sea ratificada en las próximas semanas por el Consejo Superior de nuestra Universidad, en contexto de la apelación por parte del docente”. Asimismo, manifestaron su preocupación debido a que la sanción no contempla la destitución total del acusado, quien mantiene un segundo contrato con la casa de estudios realizando labores en la editorial universitaria.

Camila Lucero, Presidenta de la Federación de Estudiantes de la PUCV y alumna de la carrera de Periodismo, se refirió a las acciones que han llevado a cabo a partir de la sentencia, afirmando que luego de la apelación por parte del profesor a rebajar su sanción, los estudiantes se manifestaron con una intervención con carteles contra el docente involucrado, demandando su desvinculación total de la PUCV y el apoyo de las autoridades.“No daremos pie atrás, no cederemos ni un centímetro a la agresión y a la violencia de género. Apostamos a la destitución de éste académico de manera total de la universidad, no solo de sus labores académicas, sino también de sus labores administrativas”, afirmó.

Por su parte Waleska Castillo, directora regional del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género, uno de los organismos que ha brindado apoyo a las alumnas afectadas, ha manifestado que “nosotros como Sernameg contamos con un programa, el CVS, que apoya a todas las mujeres víctimas de acoso o delitos de connotación de ese tipo. Estamos propiciando con las universidades del CRUCH que se hagan protocolos de atención cuando ocurran estas situaciones para de esta forma erradicar la violencia contra las mujeres en este ámbito”.

Se espera que dentro de las próximas semanas el Consejo Superior de la universidad, máxima autoridad colegiada de gobierno, dictamine la resolución final luego de las apelaciones realizadas por ambas partes, con el objeto de ratificar la sentencia del fiscal, desvincular totalmente al docente o rebajar su sentencia.